2/2008 – Venecia Giulia y Dalmazia en los sellos italianos

Venecia Giulia y Dalmazia en los sellos italianos

 El reciente clamor por el suceso del sello de Fiume sugiere algunas líneas sobre los precedentes sellos emitidos en tiempo de la administración postal italiana que tienen relación con las tierras orientales italianas.
 El sello, medio indicador del pago anticipado de la tasa postal, es introducido en Gran Bretaña en el 1840, y en un breve periodo de tiempo es adoptado en todas las principales administraciones postales; en la Italia preunitaria llegó entre el 1850 (en Austria, por tanto también en Venecia Giulia y Dalmazia, y en el Lombardo-Veneto) y el 1859.
 Más o menos en todos los sitios las primeras iconografías de los sellos recogían los símbolos nacionales, o bien la imagen del Jefe de Estado (rey o presidente) o el escudo estatal, según la tradición figurativa monetaria, que del monedaje clásico se había reflejado en las épocas sucesivas hasta aquel momento. La valía era doble: avalar con el símbolo de la potestad real o estatal el carácter oficial de la moneda o del sello, garantizando así la autenticidad, y contemporáneamente difundir entre las grandes masas de los que los utilizaban el rostro del Jefe de Estado. Preocupación no superflua en una civilización, como la del ochocientos, en la que la difusión de las imágenes no era un fenómeno de masa como hoy.
 Desde el primer momento, por tanto, las imágenes reproducidas en los sellos tuvieron la función bien de garantía, bien de circulación de la imagen. Más o menos a caballo entre el siglo XIX y el siglo XX esta segunda función se diversificó, proponiendo imágenes (y textos) también de diverso género, con intento festejador, conmemorativo, propagandístico. Sellos de este tipo hoy son dichos genéricamente “conmemorativos”, y en Italia aparecieron por primera vez en el 1910. Desde la posguerra la emisión de sellos conmemorativos se convirtió en una práctica constante en la administración postal del reino de Italia, que hasta la segunda guerra mundial emitió diversos centenares de sellos de este tipo del territorio metropolitano o de las colonias y posesiones, tratando los temas más variados: hechos históricos, personajes ilustres, expresiones de arte, acontecimientos políticos y de actualidad, celebraciones del régimen y otras cosas. En la Italia republicana esta actividad continuó de manera aún más prolífera, y hoy los sellos conmemorativos emitidos en Italia llegan casi a 3.000.

Las emisiones sobre Venecia Giulia del 1921

 Algunos de estos han tenido relación con Venecia Giulia y Dalmazia (afrontando el argumento centralmente o de modo totalmente indirecto) y doy aquí la lista.
 5 junio 1921. Una de las primeras emisiones conmemorativas italianas: tres valores dedicados a la anexión de Venecia Giulia. El sujeto, idéntico en los tres, representaba el sigilo del trescientos de Trieste.
 12 marzo 1934. Una larga serie de nueve valores de correo ordinario y seis de correo aéreo (como se usaba entonces) recordó el decenario de la anexión de Fiume. Los sujetos iban desde caídas o escenas ciudadanas hasta cartografías de Carnaro y el busto de D’Annunzio.
 25 abril 1938. Italia y sus colonias de entonces recuerdan el bimilenario del nacimiento de Augusto, primer emperador romano. Los sellos de correo aéreo de África Oriental Italiana y de Libia tenían como sujeto un bajorrelieve con el águila que aterroriza a la serpiente, cogido del Arco de los Sergi de Pola.
 El 1947 había vivido la trágica amputación de una extremidad de la patria, pero también había dejado incierta la suerte de Trieste, que debía erigirse, con un restringido extremo vencedor de tierra, en “Territorio Libre de Trieste”, de hecho nunca constituido. Los normales sellos italianos habían sido impresos antes “AMG-VG” (Allied Military Government – Venecia Giulia) después “AMG-FTT” (Allied Military Government – Free Trieste Territory); y entre el 1949 y el 1952 a Italia no le faltó el interés por Trieste también filatélicamente, proponiendo dos sellos que querían testimoniar la atención gobernativa hacia el tema. Salieron entonces, el 8 de junio de 1949, un sello por las elecciones administrativas ciudadanas; el 28 de junio de 1952 otro que oficialmente recordaba la 4ª feria de Trieste, pero que en realidad era una afirmación de la italianidad de la ciudad, como mostraba muy claramente la viñeta: el tricolor en primer plano sobre el fondo de San Justo.
 25 febrero 1954. Dos valores celebraban el inicio del servicio regular televisivo en Italia: la viñeta proponía una pantalla de televisión que contenía al interno un mapa de Italia. También estalló en esa época una disputa diplomática: Yugoslavia protestó oficialmente porque el perfil de Italia comprendía todavía Istria. En esa ocasión el gobierno italiano no acogió la protesta; la emisión tuvo lugar regularmente, y Yugoslavia no la reconoció, rechazando las cartas franqueadas así.
 3 noviembre 1966. En el quincuagésimo del sacrificio fueron recordados los cuatro mártires irredentos: Fabio Filzi de Pisino de Istria, Cesare Battisti y Damiano Chiesa de Rovereto, Nazario Sauro de Capodistria. En el fondo de la viñeta el castillo del Buen Consejo en Trento y el arsenal de Pola.
 30 julio 1974. Centenario de la muerte de Niccolò Tommaseo. La viñeta representa el monumento erigido en Sebenico en honor del grande conciudadano, destruido en el 1944.
 6 diciembre 1997. Quincuagésimo aniversario del éxodo de las gentes giuliano-dalmatas, simbolizado por la popa de la nave “Toscana” que con más viajes transportó a los desterrados entre Pola y Venecia. La emisión de este sello, que tuvo lugar fuera de la programación ya fijada para ese año, tiene una historia particular. El 15 de septiembre de ese año se había tenido en Trieste la reunión mundial de los desterrados istrianos, y en representación del gobierno había intervenido Antonio Maccanico, entonces ministro de Correos. Él hizo un discurso de circunstancia que, escrito por algún burócrata ministerial del todo ignaro de la historia y del acontecimiento particular, contenía frases inaceptables para la platea, que le silbó sonoramente. El ministro se quedó desconcertado; Denis Zigante, entonces presidente de la Unión de Istrianos, le explicó el motivo, y el político preguntó como podía remediarlo. Con una feliz intuición, Zigante le pidió la emisión del sello.

 Desde el 2003 hasta hoy Venecia Giulia y Dalmazia son recordadas con cadencia por Poste italiane, gracias al hecho que desde entonces en la “Consulta para la emisión de las tarjetas-valores postales y de la filatelia” (el organismo instituido en el Ministerio, compuesto por miembros internos y expertos externos, que tiene por tarea la de aconsejar al ministro sobre las emisiones a decidir) también yo he sido llamado a formar parte  y solicito estas emisiones. Perdonad la nota personal, que quiere tener solo valor informativo.
 24 marzo 2003. Sello en recuerdo de los valores históricos y culturales del liceo gimnástico “Gian Rinaldo Carli” de Pisino de Istria, instituido en 1898, arruinado por los bombardeos alemanes de 1943, demolido por los yugoslavos en 1947. En primer plano esta el retrato del economista e historiador istriano Gian Rinaldo Carli; en el fondo la fachada del liceo.
 6 octubre 2004. Quincuagenario de la vuelta de Italia a Trieste, después de nueve años de ocupación yugoslava y anglo estadounidense y el periodo del territorio libre. El sello representa la plaza Unità; sobre las farolas se alternan el tricolor y el estandarte de la ciudad. Además que en páginas de 50 ejemplares (que es la modalidad usual) el sello ha sido impreso también en bloques de cuatro con el tricolor y el estandarte alternados sobre los bordes, recogidos en un librito que en la portada recuerda la exposición filatélica sobre el tema, tenida entonces en el museo postal y telegráfico ciudadano. En la parte de atrás del librito está el boceto de un sello que nunca se ha llegado a emitir, conservado en el museo postal italiano, que en 1955 tendría que haber recordado la segunda redención de Trieste.
 10 febrero 2005. Instituido por las gentes giuliano-dalmatas ya en el 2003, el Día del Recuerdo del éxodo de Istria, Fiume y Dalmazia fue sancionado por la ley en el 2005. El sello representa una escena dramática y simbólica del éxodo, con una familia que abandonando la tierra de los propios abuelos transporta las posesiones en un carro; en el fondo una anciana gime con compostura.
 10 febrero 2006. La Sociedad Dalmata de Historia de la Patria es fundada en Zara el 26 de marzo de 1926. El sigilo social representado en el sello muestra un medallón que tiene en el centro el arma dalmata en un escudo del trescientos vencido por la corona real. El sello fue realizado con la refinada técnica de impresión de la calcografía, que da la impresión del relieve.
 10 febrero 2007. Llegando los prófugos de Venecia Giulia y de Dalmazia a muchos centros de reunión en toda Italia, el gobierno retuvo oportuno utilizar también el burgo de Fertilia, en los parajes de Alghero, su construcción se había iniciado en 1936 pero no se había desarrollado y estaba abandonada. Nació así, en 1947, “Fertilia de los giulianos”, de la que se recuerda el 60º aniversario.
 10 diciembre 2007. Fiume, “tierra oriental ya italiana”: es historia de hoy.

Las próximas emisiones

 2008. En la serie, recurrente anualmente, dedicada a las “escuelas y universidades italianas”, saldrá un sello en recuerdo del liceo “Carlo Combi” de Capodistria.
 2009. En la próxima reunión de la “Consulta”, prevista para el 17 de diciembre, propondré un sello por los 600 años de la dedición de Zara a Venecia.
 Una última anotación: hoy un sello tiene un valor propagandístico y  de celebración infinitamente inferior a hace algunos años, cuando el correo epistolar revestía un papel de centralidad social hoy completamente perdido, en favor de los nuevos medios de comunicación más efímeros aunque también tecnológicamente más avanzados e inmediatos. Si en un tiempo recibir en casa una carta franqueada con un sello era parte de lo cotidiano, hoy representa la excepción; el encanto permanece intacto, o si es posible, acrecentado. Vale por tanto la pena franquear siempre la propia correspondencia con estos sellos: los de los dos últimos años se encuentran en las “ventanillas filatélicas” (abiertas solo las mañanas) de las oficinas de correos centrales de las capitales de provincia y de otras ciudades.

Bruno Crevato-Selvaggi