10/2007 – La lengua italiana y la «Dante» en el Adriatico oriental

La lengua italiana y la «Dante» en el Adriatico oriental

El Anuario 2006 de la Dante Alighieri, al presentar el andamiento del conocimiento de la lengua italiana en el mundo, dedica un amplio espacio a la situación en los Estados que se asoman al Adriático oriental, haciendo evidente el gran crecimiento de la demanda de aprender nuestra lengua.
Pienso que las motivaciones del crecimiento puedan ser sintetizadas en las mayores relaciones económicas y perspectivas de trabajo, en el acercamiento al Occidente europeo y en la gradual superación, especialmente por parte de los jóvenes, de viejas fracturas históricas. El incremento del estudio del italiano tiene en consideración también las áreas internas, aquellas a oriente de los Alpes Giulios y Dinaricos. Conocimiento y estudio del italiano prevalecen de todas maneras a este lado de los dichos montes, en Dalmazia y en los territorios ya pertenecientes a la Venecia Giulia italiana.

En Montenegro y en Croacia

La situación mejor para el estudio del italiano es la de Montenegro, descrita en el artículo de la profesora Pasqualina Corropolese, ya lectora de italiano en Montenegro y fuertemente comprometida en sostener el Comité de la «Dante» de Cattaro. Resulta que, de poco más de 600.000 habitantes, casi 30.000 estudian el italiano en la escuela elemental, media y superior. Son noticias que se insertan en una situación extremamente positiva, gracias a la que la Comunidad de los Italianos, nacida en el 2004, se esta rápidamente encaminando hacia los 500 socios, casi todos autóctonos de Dalmazia montenegrina.
La situación en Croacia es relatada en un articulo de Mara Agostini y Snjezana Nives Bralic, jóvenes e inteligentes docentes de la Universidad y del Comité de la «Dante» de Spalato. El artículo esta desarrollado mayormente por lo que compete a Dalmazia, donde el italiano «aún quedando en segundo plano respecto a la lengua inglesa, obligatoria y de todos modos considerada primera lengua por importancia y utilidad, es escogida como materia facultativa en desventaja de otras lenguas europeas». En Spalato en el
2000, de los 31.510 colegiales entre 6 y 14 años que estudiaban una lengua extranjera, el italiano lo estudiaban 541. En los cinco años sucesivos el número de los que estudiaban el italiano se ha cuadriplicado.
«Esto porque en Dalmazia el italiano es considerado casi una segunda lengua local, al diferencia del inglés, elegido y estudiado porque es necesario. En otras palabras, se prefiere el italiano por razones afectivas, por la cercanía geográfica, por lo que representa: la cultura, el modo de vivir, el modo de pensar. Los dalmatas se sienten, en general, muy cercanos a los italianos».
 Aún mejor es la situación en Fiume y todavía más en Istria. En estas últimas existen, entre otras cosas, escuelas públicas en italiano, sostenidas por nuestro Estado. En Dalmazia no existe ninguna escuela en italiano. El proyecto de una escuela materna en Zara hace años que esta parado por la lentitud burocrática. Esto a pesar de que el Estado croata se haya comprometido ya en 1996 (Acuerdo Dini -Granic del 5 de noviembre) a extender gradualmente para la minoría italiana el trato garantizado por los tratados internacionales en la ex Zona B a todo el territorio de su histórica toma de posesión. Es una constatación que se destierra de los objetivos y por tanto del contenido del artículo citado. Esto nos hace, de todas maneras,  conocer una evolución positiva que crece y que es prevenible haga superar ciertos aspectos negativos de carácter político que persisten todavía.

En Eslovenia ningún Comité de la «Dante»

En Eslovenia no existe ningún Comité de la «Dante». El Anuario narra un extenuante artículo de Antonia Blasina del Comité de Gorizia. Del mismo resulta que la enseñanza del italiano es obligatoria en los pueblos de Capodistria, Isla de Istria y Pirano, en los cuales además de existir, teniendo en cuenta la pequeña minoría italiana que ha quedado, un cierto número de escuelas públicas en italiano, en las escuelas que quedan nuestra lengua se enseña como «lengua de ambiente».
En el resto de Eslovenia el italiano se estudia como lengua extranjera facultativa del 7° al 9° año de la escuela elemental y en la escuela media superior. Las escuelas donde se enseña son 64 elementales y 57 superiores, casi todas al occidente de los Alpes Giulios. Por otro lado en Eslovenia ante la notable demanda de lengua italiana se contrapone la disminución de los que se declaran de nacionalidad italiana, aunque permaneciendo inalterado el número de los que se declaran de nuestra lengua. Síntoma de una cierta cerrazón de carácter político.

En Bosnia-Erzegovina

La demanda de lengua italiana resulta en sensible aumento en Bosnia-Erzegovina, Estado que también se asoma por un breve trecho al Adriático. Es de notar que en Sarajevo se ha constituido recientemente un Comité de la «Dante».
Salta a los ojos la diferencia que existe entre la situación que hay en Croacia y en Eslovenia con la de Montenegro. En las dos primeras la mejora progresiva de la situación , en concreto la aportación positiva de las nuevas generaciones, encuentra todavía obstáculos de naturaleza política. Estos son atribuidos con frecuencia a una natural posición psicológica de defensa por parte de Estados pequeños de cara a un vecino grande como es Italia. Mucho más es de apreciar, por tanto, Montenegro, que siendo mucho más pequeño de los otros dos Estados, vive sin semejantes complejos psicológicos y afronta consecuentemente el futuro con mejores posibilidades de crecimiento.

Elio Ricciardi